Todolivo comienza la recolección en la segunda y definitiva fase de evaluación en campo del Programa de Mejora Genética

Estas variedades superaron con éxito la primera fase del Programa, donde fueron evaluadas durante ocho años en los campos de ensayos del Centro de investigación de Todolivo en Pedro Abad y donde se le recogieron seis cosechas. Actualmente, continúan en dicha parcela produciendo con normalidad y se les siguen tomando datos.

Todolivo ha comenzado a cosechar la segunda y definitiva fase del ensayo del Programa de Mejora Genética que desarrolla en la finca ‘La Mata’, ubicada en el término municipal de Villafranca de Córdoba. Se trata del ensayo más importante de esta índole a nivel mundial y uno de los más significativos que ha puesto en marcha Todolivo. El objetivo con el que nació fue el de obtener nuevas variedades para Olivar en Seto que mejoren las existentes y que permitan enriquecer y ampliar el actual catálogo organoléptico, con nuevos AOVEs de sabores y aromas diferenciados.

Uno de los retos más importantes que se marcó Todolivo fue que las nuevas variedades obtenidas de los cruzamientos tenían que superar a sus padres y sus madres en precocidad, rendimiento graso, productividad y en resistencia o tolerancia a determinadas enfermedades. El que su primera recolección se esté produciendo en su segundo verde, a los 23 meses de haber sido plantadas, demuestra que son más precoces que sus progenitores.

Metodología

El programa, que se inició en colaboración con la Universidad de Córdoba (UCO), se desarrolla en dos fases. La primera de ellas se inició en 2008, fecha en la que se realizan los primeros cruzamientos de parentales en floración por polinización, de los que se obtienen 1.345 nuevas variedades. Las plántulas que germinan se crían en el invernadero y se plantan de forma individualizada en abril de 2010 en una de las parcelas del Centro de investigación que tiene la empresa en el municipio cordobés de Pedro Abad, donde fueron evaluadas durante ocho años y se le recogieron seis cosechas en campo. Finalmente, de éstas se preseleccionan 38, aquellas que superaron a sus padres y madres en precocidad, rendimiento graso, productividad y presentaron una mayor resistencia o tolerancia a determinadas enfermedades.

En diciembre de 2015 estas 38 nuevas variedades son multiplicadas y plantadas masivamente en nueve bloques diferentes, en la finca de investigación ‘La Mata’ junto con una selección mundial de las variedades más productivas existentes actualmente, que son plantadas a la vez para compararlas con ellas. En la actualidad, el ensayo se encuentra en su última etapa: las 38 variedades están siendo sometidas a un testeo agronómico y a un análisis físico-químico y sensorial de sus aceites. Aquellas que superen esta evaluación final pasarán a ser nuevas variedades disponibles para los agricultores en los próximos años.

La segunda fase del programa se inició en 2009, cuando se realizaron nuevos cruzamientos, de los que se obtuvieron 543 nuevas variedades. De éstas, que están siendo en la actualidad sometidas a evaluación en la finca ‘Santa María’, se obtienen 32 nuevas variedades, que serán plantadas entre el otoño de 2017 y la primavera de 2018 en las fincas ‘Las Hazuelas’ y ‘El Calderito Alto’ para ser evaluadas en campo.

El Programa de Mejora Genética que Todolivo inició en 2008 es fruto de la fuerte apuesta de la empresa cordobesa, experta y pionera en Olivar en Seto, desde sus inicios por la continua investigación e innovación en aras de modernizar y evolucionar la olivicultura.

ComparteEmail this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr
Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *